Servicios|Ezine|Desarrollo Personal|Nueva Era|Foro|MisceláneaHelios Centro Holista
Ir a Página Principal
 Ezine Gratis 
 
 Escuche una Melodía
mientras nos visita 
  Inicio > Desarrollo Personal

Resultados Inesperados

Artículos
Le invitamos a leer
los artículos
de esta sección
También
Encuentre Libros
sobre estos
temas en Nuestra
Tienda de Regalos

Relaciones

Astro Papýrus

Reflexiones

Tests de
Personalidad


Retazos




En algunas ocasiones nos trazamos una meta y a medida que vamos progresando descubrimos que los resultados que se nos presentan nos revelan nuevas situaciones que hasta ahora no habíamos considerado, y a veces de manera inesperada.

Veamos un ejemplo, supongamos que una persona ha decidido emplear la Libertad de construir realidades para crear un presente más saludable comenzando un régimen para bajar de peso. Como resultado, a los pocos días comienza a sentir que su relación con algunas personas se vuelve incomoda.

¿Qué cree que puede estar causando esta incomodidad?. Tiene que ver con las causas y los efectos..., ¿Alguna idea?. Es muy sencillo, aunque tal vez no tan obvio. Para entenderlo es necesario ubicar la "causa" que ocasionó el aumento de peso en primer lugar.

Exactamente, la "causa", pues querer remediar el exceso de peso lo cual es un "efecto" es como barrer la sala y echar el polvo bajo la alfombra. En este caso particular, después de estudiar las causas se puso en evidencia que esta persona durante su adolescencia encontraba incomoda el estar en grupos y de alguna manera reaccionó subconscientemente creando una barrera (un volumen mayor de su cuerpo) alrededor suyo (su ser interno).

Como resultado se volvió una persona menos agradable (no se sentía a gusto consigo misma) y así se fue alejando de los grupos. El exceso de peso no era la verdadera causa pues después de situarse nuevamente en su peso idóneo aun se sentía incomoda al estar en grupos.

En este caso tal vez sea más evidente la causa, que resulto ser una baja autoestima. Una vez logrado un nivel de aceptación de si misma los grupos dejaron de molestarle y le fue fácil mantener su peso ideal.

Estas situaciones, aunque inesperadas, son parte del proceso de crecer y ser libres. La vida es una escuela y en ella se nos presentan las lecciones que necesitamos asimilar para manifestar la plenitud de nuestro ser. Si por alguna razón el rumbo que elegimos para comenzar no es el idóneo, la vida nos pondrá en nuestro camino aquellas situaciones necesarias para hacernos rectificar el rumbo.

Veamos otro ejemplo. Una persona decide escalar posiciones en la empresa en que trabaja. Comienza a organizarse mejor, se vuelve más disciplinado, puntual y responsable, resultado: en vez darle un ascenso le despiden.

¿Qué cree que pudo haber pasado en este caso?. Nuevamente tiene que ver con las causas y los efectos. En este caso particular la persona en cuestión no se sentía merecedora de un cargo jerárquico más alto, sentía que, al igual que su padre y sus tíos, nunca lograría un cargo más importante.

Esta persona, antes de decidirse a mejorar, llevaba a cabo sus tareas de una manera mecánica y nunca aportaba nada adicional que le permitiera sobresalir. Había asumido que ese era su destino y que pasaría el resto de su vida en ese cargo hasta retirarse, estaba "convencido" de ello.

Cuando decidió mejorar su desempeño laboral para acumular meritos que le permitieran optar a un cargo superior, olvidó que era necesario primero sentir que lo merecía, pues de otra manera estaba librando una lucha consigo mismo en la cual quería optar a un mejor cargo pero sentía que no era merecedor de más de lo que ya tenia.

Al volverse más organizado, disciplinado, puntual y responsable se convirtió en una persona más eficiente y le rendía más el tiempo, pero en vez de emplear el tiempo que había ganado en algo productivo, se dedicaba a pasear ocioso por los demás departamentos de la empresa, donde las otras personas estaban ocupadas.

A su jefe le pareció que estaban pagando un empleado que realmente no hacia falta y le despidieron. En este caso es secundario si fue una buena o mala decisión administrativa despedir a alguien así, lo relevante es que esta persona, aun mejorando su desempeño laboral, por causa de no sentirse merecedor de algo mejor terminó perdiendo aun lo que tenia.

Esta persona no necesitaba mejorar su desempeño laboral, aunque nunca está de más, pues cumplía con su trabajo a cabalidad y de haber continuado así aun conservaría el mismo empleo.

El detalle está en que una vez que mejoró sus habilidades lo suficiente como para optar a un cargo mejor, se sintió incomodo y no supo que hacer con la eficiencia que ahora tenia en sus manos, es más, le costaba admitir que se había convertido en una persona eficiente.

Una vez más al intentar cambiar un efecto, las circunstancias hacen que la causa sea evidente para permitir ocuparse de ella.

Afortunadamente esta historia tuvo un final feliz, una vez que esta persona se sintió merecedora de algo mejor en poco tiempo le hicieron una oferta de empleo en la cual pudo continuar escalando posiciones con la eficiencia que había logrado, oportunidad que no habría tenido en la anterior empresa por las características de la misma.

Si alguna vez se propone lograr algo y las cosas no salen como había planificado, tal vez sea el momento de hacer una pausa y preguntarse si se está concentrando en los efectos o las causas e identificar que le muestra la vida mediante las situaciones que se le presentan.

Muchas personas piden orientación Divina y esperan escuchar una voz o que alguien se les presente con una solución mágica, cuando en realidad la vida nos habla constantemente.

Cada nuevo día es una página del libro de la vida, aunque no siempre acertamos a leerlo correctamente. La vida tiene su manera de hablarnos, y es a través de las situaciones cotidianas.

Una situación inesperada, alguien que no conocemos pero escuchamos decir algo que de alguna manera nos hace reflexionar, algo que leemos y de momento no comprendemos pero nos hace pensar en cosas diferentes, algo que vemos y nos sorprende para luego vernos reflejados en ello, son solo algunas de las muchas maneras que tiene la vida para darnos "mensajes".

Si nos mantenemos alertas y perceptivos podremos captar cada uno de esos mensajes y tal vez nos sorprenda cuantos recibimos a diario. Al hacerlo también notaremos que hay mensajes que se nos repiten de maneras diferentes y que nos indican un rumbo a seguir.

Son precisamente estos mensajes los que nos resultarían útiles al intentar establecer si estamos trabajando con efectos o hemos encontrado la causa y la estamos corrigiendo.

Las situaciones pueden ser tan variadas como seres humanos hay en este planeta, pero el patrón es siempre el mismo, las cosas no salen como queríamos, se presentan situaciones inesperadas y en algunos casos los resultados podrían ser contrarios a los deseados.

Los anteriores ejemplos son tomados de la vida real, pero esto de ninguna manera indica que si usted comienza un proceso de cambio necesariamente le van a suceder cosas como esas. Lo importante es que en caso de presentase, poder identificarlas por lo que son y actuar en consecuencia.

Veamos otros ejemplos:

- Proponerse dejar el habito de fumar y encontrarse con que le critican más que nunca, para darse cuenta de que siente la necesidad de ser criticado y solo levantó una cortina de humo que le impedía verlo. Una vez superada la necesidad de critica y aceptarse tal como es, se perdió el gusto al cigarrillo automáticamente.

- Plantearse mejorar la situación económica y perder la billetera para poner en evidencia que siempre ha sentido que las oportunidades se le escapan de las manos. Una vez centrado en su capacidad de construir su realidad, pudo lograr un nivel económico que le permite vivir cómodamente, más de lo que podía imaginar antes.

Y algunas sorpresas más agradables:

- Una persona decidió que se merecía poder disponer mejor de su tiempo y se planteo tener su propio negocio. Reconoció de comienzo que por alguna razón necesitaba sentir limitaciones, ubicó la causa en unos eventos de su niñez y los corrigió para sentirse libre. Aunque no contaba con el capital necesario para iniciar su propio negocio, comenzó a hacer planes y a visitar locales, lo comentó con un amigo y este le presento a una persona que le ofreció asociarse como socio capitalista.

- Una señora quería aumentar sus ingresos, pero no quería abandonar el cuidado de sus niños en el hogar. Sentía que se merecía un mayor ingreso y la posibilidad de ofrecerle su amor y cuidados a sus hijos durante todo el día. Recordó que de niña sentía que si no estaba con su madre se sentía abandonada y que no quería que sus hijos se sintieran así, reconoció que cada ser humano es completo en si mismo y que nunca esta realmente solo y se sintió mucho mejor. Al poco tiempo se mudaron cerca de ella varias parejas que le solicitaron sus servicios como niñera. Terminó estableciendo una guardería infantil en el garaje de su hogar.

Y así podríamos exponer cientos de ejemplos, lo importante es que recuerde que mientras más sincero(a) y honesto(a) sea consigo mismo(a) al momento de plantearse mejorar algún aspecto de su vida, mejores probabilidades tiene de acertar en el primer intento.

La mayoría de las veces las situaciones que se presentan son mucho más sencillas, como no obtener resultado alguno, pero siempre nos indican que hay algo más en lo que deberíamos ocuparnos.

En fin de cuentas todos estos "mensajes" no son más que indicadores de progreso, así que alégrese si los encuentra, solo intentan decirle que está avanzando y que le esperan cosas mejores y más grandes una vez que complete el proceso.

Y recuerde, en esta vida hay personas que "Hacen que las cosas pasen", otras a quienes "Les pasan cosas", y otras que dicen "¿Qué pasó?", ¿Cuál prefiere ser Usted?, esa es su elección

Le invitamos a compartir este sitio con alguien a quien aprecia, y a visitar nuestra tienda de regalos, donde encontrará artículos para regalar y regalarse.

Subir ˆ   
Leer el Libro de Visitantes Firmar el Libro de Visitantes

Libro de Vistantes © 1999 - 2011
Helios Centro Holista
http://www.helios3000.net/
Escribanos desde aquí mismo