Servicios|Ezine|Desarrollo Personal|Nueva Era|Foro|MisceláneaHelios Centro Holista
Ir a Página Principal
 Ezine Gratis 
 
 Escuche una Melodía
mientras nos visita 
  Inicio > Desarrollo Personal

Miedo al Éxito

Artículos
Le invitamos a leer
los artículos
de esta sección
También
Encuentre Libros
sobre estos
temas en Nuestra
Tienda de Regalos

Relaciones

Astro Papýrus

Reflexiones

Tests de
Personalidad


Retazos




¿Se ha preguntado alguna vez por qué no logra lo que se propone?, al hacerlo, ¿Puede ver claramente qué se lo impide?, ¿De verdad desea lograrlo?, ¿Puede imaginar como sería una vez logrado?. Esta última pregunta es de suma importancia, pues la pregunta que naturalmente le sigue es: ¿Cómo se sentiría una vez que logre sus metas?.

El pequeño detalle de discernir entre como sería (factores externos) y como se sentiría (factores internos) es de gran valor para comprender el mecanismo que permite que el éxito se manifieste en nuestras vidas, veamos.

El Sabotaje

Algunas personas dicen querer triunfar en la vida y tener éxito, pero al mismo tiempo vemos como sabotean sus propios proyectos de muchas maneras, entre ellas: aplazar las decisiones hasta el último momento para tener la excusa de "no poder evaluarlas ahora", hablar de las ideas hasta más no poder pero nunca ejecutarlas, empezar proyectos para nunca terminarlos, argüir estar esperando "el momento justo", y así tantas otras.

Y cuando las cosas no salen como decían que querían, entonces escuchamos la famosa frase "Bueno, lo intenté". Pero, ¿Fue eso un verdadero intento?, ¿Usted qué cree?. La respuesta depende en gran medida de la actitud asumida.

En algunas ocasiones podemos encontrar tropiezos en la vida, quien desea triunfar asume ante ellos una actitud de aprendizaje, mientras que quien se sabotea asume una actitud de "mejor no lo vuelvo a intentar".

¿Puede ver la diferencia?, ya comienza a estar claro como algunos sabotean su propio éxito, pero aun queda la interrogante ¿Por qué lo hacen?.

Las Causas

Estas pueden ser muchas, pero podrían resumirse en una profunda sensación de no merecimiento y los mensajes mezclados que algunas veces encontramos durante los años formativos de la niñez y la adolescencia.

A algunos el éxito puede asustarles o hasta avergonzarles, sí, es correcto. Pero ¿Cómo?, seguramente se está preguntando, puede una persona desear el éxito y temerle y sentir vergüenza por el al mismo tiempo. Realmente parece contradictorio, y lo es, y tiene que ver con lo que veíamos les sucedía a las personas exitosas mientras crecíamos.

Normalmente a los niños se les estimula para dar lo mejor de si mismos, para hacer las cosas a la perfección, para siempre culminar lo que empiecen. Estas palabras son excelentes estímulos, pero son sólo eso "palabras".

Supongamos que un niño que recibe esos estímulos crece en un ambiente en el cual las "acciones" contradicen a las palabras. Un ambiente en el cual se critica a las personas que les va bien en la vida, especialmente a los parientes acomodados. Con un Padre que constantemente comienza grandes proyectos pero rara vez los termina. Y una madre que no se cansa de señalar las razones por las cuales algo nunca funcionaría.

Así, al mismo niño que se le estimulaba a triunfar, al mismo tiempo se le desalentaba, y no porque se le quería confundir, pero porque sus padres habían internalizado los mismos mensajes y actuaban por acondicionamiento.

Permítasenos, para efectos de ilustración, considerar aun que la anterior familia eran los "pobres" entre los familiares. Y como consecuencia los niños pudieran crecer desarrollando una clasificación de aquellos que tienen y los que no, identificándose con los últimos, y sintiéndose incapaces de triunfar e inmerecedores del éxito.

Estamos conscientes que el anterior ejemplo es extremo, pero sirve para ilustrar el concepto y facilitar su comprensión, en la realidad podríamos encontrar muchos otros menos drásticos.

Lo anterior ilustra lo referente a los factores externos, los factores internos tienen que ver con la autoestima y como se ve ésta afectada y modificada a partir de la confusión creada por la falta de coherencia entre los estímulos recibidos durante el periodo formativo.

Una de las consecuencias de esta falta de coherencia es la formación de niños que tienden a ser excesivamente críticos de sus compañeros en un intento por hacerse ver más valiosos ante los demás.

Las personas que tienen este tipo de acondicionamientos tienden a sentir que el éxito viene acompañado de un conjunto de nuevos miedos, entre ellos: miedo a ser rechazado, miedo a que nos exijan aun más, miedo a no llenar las expectativas, miedo a perderlo todo en un instante, miedo a no merecerlo, etc.

Aun a pesar del panorama planteado anteriormente, una persona con esos acondicionamientos también puede alcanzar el éxito y volverlo un estado permanente. Sólo necesita comprender como funciona.

El Proceso

El éxito es sencillo de obtener, es más, es nuestro derecho de nacimiento y basta con reconocerlo para permitirle manifestarse. Para aquellos que piensan que es algo complicado y que requiere esfuerzo le invitamos a poner en práctica lo siguiente.

Alcanzar el éxito tiene que ver con compromisos. Compromiso primero y principal con nuestro bienestar integral y nuestra calidad de vida, desde lo que realmente es significativo. Una vez comprometidos con el mayor propósito de vida, comprometernos con nuestras metas se convierte en algo sencillo y natural.

Compromiso implica dar lo mejor de nosotros. Al comprometernos en una relación, dejamos de preguntarnos si podríamos encontrar una mejor pareja, simplemente nos comprometemos a hacer que funcione. Si nos comprometemos con un proyecto, hacemos todo lo que esté a nuestro alcance para hacerlo funcionar y dejamos de jugar con otras posibilidades.

Lo anterior aun nos permite cambiar de opinión en caso de considerar que nos hemos equivocado, sólo que antes lo intentamos realmente. El comprometernos con algo o alguien no requiere volvernos inflexibles ante situaciones o proyectos que en el tiempo se demuestra que no funcionan. Recordemos que el compromiso primario es con nuestro bienestar.

Para algunos el sentimiento de compromiso no es algo natural y debe desarrollarse, ganarse. Aun en este caso está abierta la puerta de lograrlo, y obtener todos los beneficios.

La concentración es un poder que todo ser humano tiene, y al combinarlo con la intención es como un rayo de sol que pasa a través de una lupa. Si le cuesta un poco comprometerse como hemos planteado, recuerde que somos seres creativos y concéntrese en una intención a la vez, esto le ayudará a enfocarse y le facilitará comprometerse.

Tal vez se esté preguntando pero, ¿Cómo puede ser tan sencillo?, pues, la vida es así, sencilla. Aunque el hecho de que sea algo sencillo no le resta grandeza, ni mucho menos mérito. ¿Qué tan grande puede ser algo tan sencillo?, esto depende de que tan grandes sean sus expectativas, sí, usted pone los límites (sólo si puede hallarlos).

Al momento de comprometernos con nuestro proyecto de vida armonizamos con nuestro ser interno y, creámoslo o no, esto nos conecta con una fuerza superior que se vuelve nuestra aliada y entonces cualquier cosa (en armonía con el bienestar individual y colectivo) es posible.

Pero, ¿Cómo puede alguien que creció con acondicionamientos como los mencionados en el ejemplo anterior, cambiarlos para triunfar?. En ese caso conviene conocer algunos detalles.

Los Factores

Para lograr el éxito podemos ayudarnos conociendo algunos factores que podrían cambiar nuestra actitud. Estos factores de alguna manera están relacionados con ciertos mitos que algunas personas tienden a tener.

El primero de estos mitos es la creencia errónea de que las personas exitosas no comenten errores. Aunque en algunos casos esto podría ser cierto tiende más a la excepción que a la regla.

Cometer errores es aceptable, todos los cometemos en diferente medida. Es parte de un proceso de aprendizaje, que podemos ver como de eliminación. Así podemos decir que las personas exitosas cometen errores, sólo que no los repiten.

Existe también el mito de que para ser exitoso hay que trabajar de sol a sol. En realizad el éxito tiene más que ver con hacer lo correcto que con hacer muchas cosas.

Podríamos encontrar actividades mucho más constructivas que compararnos con otros. Más aun, recordemos que criticar a otra persona para sentirnos mejor con nosotros mismos podría producir un poco de autoestima temporal, pero a los ojos de los demás nos veremos muy diferentes. La persona de éxito se acepta tal como es y por lo que es.

No importa si nos rechazan una o diez veces, eso no quiere decir que nuestra idea, ni mucho menos nosotros no sirve. Algunas veces se trata simplemente de escoger el momento apropiado. Sobre este punto, alguien le dijo una vez a su servidor que nadie se interesaría por estos temas, de haberle escuchado no estaría usted leyendo estas líneas.

Hay quienes creen que si reciben ayuda no son exitosos. En realidad el éxito rara vez es producto de un individuo, reconocer a quienes han contribuido al éxito de un proyecto, lejos de restarle mérito, incrementa el bienestar común.

Todos merecemos el éxito, especialmente si hemos trabajado para conseguirlo. Recordemos que el éxito puede tener diferentes significados para diferentes personas, queda de parte nuestra definir que significa para nosotros. La Paz y la Felicidad tal vez no se puedan lucir tanto como un auto deportivo último modelo, pero pueden ser más importantes.

El éxito puede ser alcanzado por personas de cualquier nivel de instrucción formal. Se trata de descubrir que queremos de la vida, plantearnos las metas que nos permitirán alcanzarlo, y ejecutarlas.

Es importante recordar que el éxito de alguna manera es una meta, tal vez podríamos decir que el éxito es lo que obtenemos cuando alcanzamos las metas que nos hemos planteado. Por eso cuando decimos que queremos ser exitosos es importante tener claro en "qué" queremos tener éxito.

Una vez que comprendemos lo anterior y lo ponemos en práctica el éxito se convierte en una consecuencia natural de actuar en armonía, pero ¿Y a partir de aquí?.

El Panorama

Si hemos seguido los pasos señalados, posiblemente nos demos cuenta que cuando pensábamos que de alguna manera éramos inadecuados, debido a los mensajes cruzados que recibimos en nuestra infancia, tratábamos de esconder que teníamos miedo de reconocer nuestra realidad como seres poderosos más allá de lo que pudiéramos imaginar, porque reconocer esto significaría quedarnos sin excusas.

Excusas que nos justifiquen cuando no lo podemos lograr, ¿Sabe qué?, ya sucedió, se acabaron las excusas, ahora el poder está en sus manos y la luz brilla en su interior iluminando cada rincón de su consciencia y permitiendo que se expresen todas esas cualidades que siempre ha llevado dentro, pero que solo ahora se atreve a reconocer.

El éxito real es un proceso integral en el cual, quien lo experimenta, naturalmente se reconcilia con su poder de construir su realidad consciente y asume la responsabilidad de administrarlo para el bienestar común. ¡Que lo disfrute!

Le invitamos a compartir este sitio con alguien a quien aprecia, y a visitar nuestra tienda de regalos, donde encontrará artículos para regalar y regalarse.

Subir ˆ   
Leer el Libro de Visitantes Firmar el Libro de Visitantes

Libro de Vistantes © 1999 - 2011
Helios Centro Holista
http://www.helios3000.net/
Escribanos desde aquí mismo