Servicios|Ezine|Desarrollo Personal|Nueva Era|Foro|MisceláneaHelios Centro Holista
Ir a Página Principal
 Ezine Gratis 
 
 Escuche una Melodía
mientras nos visita 
  Inicio > Desarrollo Personal

Construir Realidades

Artículos
Le invitamos a leer
los artículos
de esta sección
También
Encuentre Libros
sobre estos
temas en Nuestra
Tienda de Regalos

Relaciones

Astro Papýrus

Reflexiones

Tests de
Personalidad


Retazos




Los seres humanos tenemos la capacidad de construir nuestra realidad en la medida en que empleamos conscientemente nuestros dones. Nuestro don de inteligencia, de destreza, de planificación, etc.

Todo ser humano guarda dentro de si mismo grandes tesoros que esperan ser descubiertos, algunos ya los ejercen desde la niñez de forma natural, mientras que otros necesitan desarrollarlos un poco más para servirse de ellos. Pero en fin, están allí, a nuestra disposición.

Al emplear estos dones nos percatamos que lo que somos, en cierta medida, es consecuencia de lo que hemos hecho por nosotros mismos, y de allí la importancia de plantearnos que queremos ser.

En la medida que seamos capaces de visualizar donde nos encoframos situados, aquí y ahora, nos será más fácil definir que queremos ser y adonde queremos llegar. Una vez establecido esto tenemos varias opciones.

Podemos emplear nuestra voluntad consciente para construir, mediante nuestras acciones dirigidas a una meta preestablecida, la realidad que deseamos para nosotros mismos; o podemos simplemente dejar que la vida transcurra como lo hace a ver donde nos lleva.

El mundo está lleno de personas que eligen la segunda opción y viven lamentándose de no ser ni tener lo que desean, mientras que cada día hay más personas que se inclinan por la primera opción y gradualmente cosechan los frutos de la Paz y la Felicidad en su camino.

En la medida que nos volvemos conscientes de nuestra capacidad de construir lo que deseamos, nos damos cuenta que podemos hacer que las cosas pasen. Nada mejor que un ejemplo para ilustrarlo:

Imaginemos una situación y veámosla desde diferentes ángulos. Una persona se encuentra empleada por una empresa en un cargo de poca responsabilidad y durante toda su trayectoria en esta compañía ha cumplido a cabalidad con su trabajo.

Veamos ahora tres diferentes ángulos de asumir esta situación:

  1. Si la persona en cuestión esta consciente de su capacidad de construir realidades, se da cuenta que el nivel que ocupa en la empresa es producto de su trabajo y preparación.

    Si además de esto tiene deseos de superación, es lo más común en estos casos, se plantea que así como fue capaz de llegar al nivel que ocupa también puede continuar ascendiendo posiciones y decide capacitarse mejor.

    Esta persona se inscribe en cursos de relaciones humanas y otros relacionados con su área de experticia, al poco tiempo su curriculum era más abultado, en cantidad y calidad que el de su supervisor inmediato.

  2. Supongamos que la persona que ocupa el mencionado cargo desea algo mejor pero no está consciente de su capacidad de construir realidades, siente que el cargo que ocupa es el desenlace natural de haber obtenido un titulo que le califica para desempeñar el mismo.

    Así, esta persona se pasa los días simplemente cumpliendo con sus deberes y deseando algo mejor.

  3. Ahora imagine que en igualdad de condiciones otra persona ocupa el mismo cargo pero ésta se lamenta diariamente de su trabajo considerándolo pesado y desagradable, y opina que sus superiores son unos desconsiderados al no darle un cargo más cómodo.

Esta persona cumple con sus tareas como si fueran una obligación y no las disfruta en lo más mínimo.

Ahora imagine que en esta empresa, en otro departamento, el supervisor se marcha para otra compañía donde le ofrecen un mejor sueldo. ¿Qué cree que le ocurra a nuestros personajes? veamos:

Al primer personaje, le ofrecen el cargo y le dan la oportunidad de realizar un curso en el exterior para especializarse, quedando al mismo nivel que su anterior jefe.

En el caso del segundo ejemplo, al jefe de éste le dan el cargo que quedó vacante y a él le asignan el anterior puesto que ocupaba su jefe, por considerar que es quien mejor conoce el trabajo del departamento.

Y al personaje del tercer ejemplo lo dejan en su cargo mientras su jefe ocupa el cuerpo vacante y ascienden a un compañero que estaba a su mismo nivel pero se ocupaba de conocer los detalles operativos del departamento.

Este compañero, quien ya conocía el desanimo de nuestro tercer personaje, realizó una reestructuración del departamento en la cual le asigno a nuestro amigo un cargo con el mismo sueldo pero menos satisfactorio.

Como se evidencia, el primer personaje hizo que le ofrecieran un mejor cargo, con solo estar consciente de su capacidad de crear realidades y prepararse mejor para ascender en la empresa, confiando siempre en su capacidad.

Al segundo de alguna manera lo ascendieron por no contar con nadie mejor capacitado que él, de lo contrario otra habría sido la historia.

Y el tercero termino sorprendido de encontrarse ahora en un cargo que le satisfacía aun menos que el anterior.

De alguna manera podemos decir que el primero hizo que le pasaran las cosas, al segundo simplemente le pasaron y el tercero termino diciendo ¿Qué pasó?.

Si lo vemos desde el punto de vista de la actitud asumida por cada uno ante la misma situación, es evidente que en la vida la actitud que asumimos ante ella es la que hace la diferencia.

Podríamos decir que el primero es un optimista, el segundo un conformista y el último de alguna manera un pesimista.

Aquellos que consideran al optimismo como una ilusión y se inclinan por el realismo, les invitamos a tomar en cuenta que con las maravillas que cada ser humano lleva dentro, el optimismo lejos de ser una ilusión, o aun simplemente una opción, podría ser el estado de animo natural de los seres humanos.

Si somos realistas al apreciar nuestros tesoros y somos capaces de manifestar nuestra capacidad innata, asumir la vida con entusiasmo sería algo muy sencillo, aunque parezca algo pequeño, las diferencias, en cuanto a los resultados que se obtienen, podrían ser inmensas, pues en la vida son los pequeños detalles los que hacen las grandes diferencias.

Como hemos visto, lo que sucede en nuestras vidas está estrechamente ligado a nuestras actitudes, esta actitud es nuestra decisión, de nosotros depende si queremos construir realidades o sorprendernos por los resultados que obtenemos.

¡Feliz planificación!

Le invitamos a compartir este sitio con alguien a quien aprecia, y a visitar nuestra tienda de regalos, donde encontrará artículos para regalar y regalarse.

Subir ˆ   
Leer el Libro de Visitantes Firmar el Libro de Visitantes

Libro de Vistantes © 1999 - 2011
Helios Centro Holista
http://www.helios3000.net/
Escribanos desde aquí mismo