Servicios|Ezine|Desarrollo Personal|Nueva Era|Foro|MisceláneaHelios Centro Holista
Ir a Página Principal
 Ezine Gratis 
 
 Escuche una Melodía
mientras nos visita 
  Inicio > Desarrollo Personal

Aprendizaje

Artículos
Le invitamos a leer
los artículos
de esta sección
También
Encuentre Libros
sobre estos
temas en Nuestra
Tienda de Regalos

Relaciones

Astro Papýrus

Reflexiones

Tests de
Personalidad


Retazos




La vida es en si misma una experiencia de aprendizaje, el provecho que obtengamos de esta oportunidad de aprender y crecer depende en gran medida de la actitud con la cual la abordemos.

Por lo general tendemos a reaccionar ante las situaciones en la vida acercándonos o alejándonos de ellas

Aquellas situaciones que nos resultan agradables o con las cuales nos sentimos cómodos, ¿Cuál reacción generan en nosotros?, ¿Lo ha notado?, este es el primer paso, observarnos para poder identificar la manera en la cual reaccionamos ante ciertas situaciones y poder establecer posteriormente porque lo hacemos.

Pues naturalmente nos acercamos a las situaciones que nos resultan placenteras en la vida, y ¿Qué hay de las que nos resultan incomodas?, la tendencia natural en este caso es a alejarnos de ellas.

Viéndolo desde el aprendizaje que se supone nos debe brindar la vida, el crecimiento que nos aporta esta actitud es prácticamente nulo.

Sí, así es, mientras que rechazamos las oportunidades que nos brinda la vida para crecer porque simplemente no las queremos y preferimos quedarnos con aquellas a las que estamos acostumbrados nos estamos negando oportunidades de crear ajustes en nuestras vidas que nos permitirían descubrir y comprender mejor algunas facetas sobre nosotros mismos.

El proceso es el siguiente: con las situaciones que nos resultan cómodas, por lo general estamos tan habituados a ellas que reaccionamos desde nuestros hábitos y acondicionamientos, de una manera automática y por eso no aprendemos nada nuevo.

Mientras que al alejarnos de las que nos resultan incomodas simplemente nos ponemos al margen y al no participar tampoco aprendemos nada nuevo.

De esta manera desperdiciamos las maravillosas oportunidades que nos brinda la vida día a día. Supongamos que hay un tema de conversación que nos resulta poco atractivo, entonces simplemente no queremos saber nada al respecto, o si alguien no nos agrada, tampoco queremos saber nada de esa persona.

La clave aquí es saber, si, solo que en los anteriores ejemplos la elección es no querer saber y pasar por alto oportunidades para crecer.

Por el contrario, si nos mantenernos alertas y nos observamos ante estas mismas situaciones lo primero que se pone en evidencia es nuestra inmensa y maravillosa capacidad de generar cambios.

Al observarnos podemos notar como de solo ver a una persona que por alguna razón nos resulta desagradable, nuestro rostro cambia, nuestra respiración también y quizás hasta nuestro ritmo cardiaco. ¿Sería posible sonreír espontáneamente ante esta situación?

Usted ¿Qué cree?, ¿No le parece interesante la cantidad de cambios que ocurren?, y ¿Quién cree que los provocó?. Pues nadie tiene la capacidad de generar ese tipo de cambios más que quien los experimenta.

Eso es correcto, la persona que nos resulta desagradable no es la causa, la causa es lo que hemos elegido sentir al verle, la manera como hemos decidido reaccionar ante su presencia. Esto revela el poder que tenemos.

Ahora desde el extremo opuesto, cuando algo nos resulta agradable, ¿Qué sucede entonces?. Básicamente ocurre exactamente lo mismo.

Supongamos que estamos en la oficina y hemos tenido un día pesado, estamos agotados y lo único en que podemos pensar es en retirarnos a descansar; cuando inesperadamente recibimos la visita de alguien a quien apreciamos y tenemos tiempo que no veíamos.

Nos encontramos ante la misma situación, un cambio de animo, de disposición y de estado físico. Solo que en este caso nos resulta una experiencia agradable y como estamos habituados a ella simplemente reaccionamos espontáneamente.

Veamos ahora un caso en el cual se involucran ambos extremos. Supongamos que nos encontramos en un sitio cualquiera donde vemos a una persona que pensamos que necesita ayuda.

Tal vez la primera reacción sea la de actuar para ayudar, pero ¿Qué tal si hay un montón de personas observándonos?, ¿Cuál sería nuestra reacción entonces?. Tal vez nos asalte la duda de si nuestra ayuda será bien recibida o no, o si seremos censurados por quienes nos observan.

En algunos casos las personas pueden sentirse neutralizadas ante estas situaciones y como consecuencia nuevamente dejar pasar otra oportunidad que nos brinda la vida para conocernos mejor.

Esto es solo un ejemplo, no necesariamente tiene que ser la realidad para todos, pero sirve para ilustrar este punto en el cual se encuentran ambos, la intención de acerarse y alejarse a una misma situación.

Si nos hemos mantenido alertas estamos en condiciones de identificar que nos hace sentir de una manera u otra, y en consecuencia podemos hacer los ajustes necesarios que nos permitan crecer con esa experiencia.

Una vez identificadas las causas es fácil asimilar la enseñanza que hay en ellas para poder ser libres de actuar según nuestras elecciones y no por simples acondicionamientos.

Y si tenemos la capacidad de generar estos cambios, ¿No podemos usarlos para cambiar nuestra vida de manera positiva?. Por supuesto que si, la capacidad es nuestra y la manera como emplearla es simplemente nuestra decisión.

Al superar estas situaciones comprendemos el poder que tenemos para generar cambios en nuestras vidas y comenzamos a emplearlo de manera consciente para crear armonía a nuestro alrededor.

Hemos descubierto que tenemos esta maravillosa capacidad de generar cambios en nuestra vida solo de observarnos al mantenernos alertas. El siguiente paso sería el de poder actuar libremente una vez superados estos acondicionamientos y poder disfrutar de la vida en Libertad y Plenitud.

Cuando somos capaces de señalar las causas es evidente que no eran más que pequeñeces, y podría sorprendernos la grandeza que hay en nosotros para superarlas, cuando decidimos actuar conscientemente.

Esto es de suma importancia, pues no estamos en el mundo para expresar nuestra pequeñez, habiendo sido creados a imagen y semejanza de nuestro creador estamos en el mundo para Manifestar nuestra grandeza, y con ella contribuir a crear un mundo donde reinen la Paz y la Armonía.

La grandeza viene de permitirle fluir libremente a todo nuestro potencial interno para que se manifieste en Armonía a nuestro alrededor. Manifestar nuestra capacidad de amar y de servir al prójimo entre otras.

Le invitamos a compartir este sitio con alguien a quien aprecia, y a visitar nuestra tienda de regalos, donde encontrará artículos para regalar y regalarse.

Subir ˆ   
Leer el Libro de Visitantes Firmar el Libro de Visitantes

Libro de Vistantes © 1999 - 2011
Helios Centro Holista
http://www.helios3000.net/
Escribanos desde aquí mismo