Servicios|Ezine|Desarrollo Personal|Nueva Era|Foro|MisceláneaHelios Centro Holista
Ir a Página Principal
 Ezine Gratis 
 
 Escuche una Melodía
mientras nos visita 
  Inicio > Desarrollo Personal > Astro Papýrus

Papiro ZodiacalAstro Papýrus

Paradigmas

Como todo en la vida los paradigmas también tienen la otra cara de la moneda, y su otra cara son ellos mismos pero empleados en una forma que nos sea util y constructiva

Artículos
Le invitamos a leer
los artículos
de esta sección
También
Encuentre Libros
sobre estos
temas en Nuestra
Tienda de Regalos

Salud

Relaciones

Reflexiones

Tests de
Personalidad


Retazos




Hola!, hOla!, hoLa!, holA!,Ola!, hOLa!, hoLA!, HoLa!, OlA!, HOLA!, ¿Qué Tal?. ¿¿¿¿¿¿¿¿¿¿...??????????, ¡Extraño!, ¿verdad?. Pues claro que lo es, no estamos acostumbrados al leer el periódico encontrarnos con un artículo que comience de una manera tan poco usual, pero esta misma sensación de extrañeza es la que por lo general gobierna nuestras reacciones ante las situaciones que a diario encontramos en nuestras vidas, y están en relación directa con lo que esperamos encontrarnos según aquello a lo que estamos habituados; es decir, nuestros paradigmas.

Un paradigma es una formación mental, que según este punto de vista, de alguna manera condiciona nuestras reacciones ante los sucesos en la vida. Cabe preguntarse como sucede esto y de ser cierto ¿porque no nos habíamos percatado de ello con anterioridad?

Sucede que los paradigmas comienzan a formarse desde una edad muy temprana y es un proceso que ocurre de manera automática e imperceptible para la persona en quien se están desarrollando.

La formación de los paradigmas comienza como un acondicionamiento al medio que nos rodea y responde a los estímulos que este nos provee.

Veamos un ejemplo, si nacemos y crecemos en una cultura occidental como la nuestra en la cual se acostumbra utilizar cubiertos y vajilla en la mesa y sentarse sobre sillas; y por cuestiones del destino la vida nos ofrece la oportunidad de visitar algún país de oriente en donde algunos todavía conservan la costumbre de comer con las manos, usar hojas de plátano por vajilla y sentarse en el piso con las piernas cruzadas de seguro que nos sentiremos como pez fuera del agua; e igual le sucedería a una persona de occidente que visitara nuestro país.

Con esto no quiero decir que una costumbre sea mejor que otra, solo que son diferentes, y utilizar el ejemplo para ilustrar el efecto que los paradigmas, una vez formados, tienen sobre nuestras actitudes.

Este es solo uno de los ámbitos de nuestra existencia que puede verse afectado por nuestras convicciones profundas, vale la pena examinar otro ángulo desde el cual también matizan nuestro comportamiento; el de nuestras aspiraciones e interacción con nuestros congéneres.

En la actualidad es frecuente encontrar personas que nos plantean su supuesta incapacidad de lograr las metas que se proponen y lo mucho que les cuesta relacionarse armónicamente con las personas que les rodean.

En ambos casos si indagamos un poco lo más probable es que nos encontremos con una convicción profundamente arraigada de falta de merecimiento, en otras palabras, de baja autoestima.

En el primero de los casos la persona puede haber crecido en un ambiente en el cual se veía constantemente bombardeada con frases como: “En la vida las cosas hay que ganárselas con el sudor de la frente”, “La vida es dura”, “hay que fregarse”, “El éxito es solo para unos pocos”, y así otras por el estilo.

En el otro los mensajes han podido ser: “Tener amigos no es fácil”, “La gente es mala”, “No confíes en nadie”, y otros tantos que de una manera u otra han quedado impresos muy profundamente en la mente de aquellos que los recibieron.

Sucede que a partir del momento que los paradigmas impregnan nuestra mente están allí para actuar de una manera inconsciente para nosotros matizando todos los ámbitos de nuestra existencia.

Cabe preguntarnos cuales son nuestros paradigmas en cuanto al éxito, las relaciones interpersonales, las relaciones de pareja, la salud y en cuanto a la vida en general.

Si lo hacemos, los resultados podrían sorprendernos, podríamos dar con detallitos que hasta ahora nos han prevenido de alcanzar metas más altas e impedido expresar la plenitud de nuestras capacidades.

Como todo en la vida los paradigmas también tienen la otra cara de la moneda, y su otra cara son ellos mismos pero empleados en una forma que nos sea útil y constructiva. Supongamos que ubicamos un paradigma en nuestro conjunto de creencias que consideramos deseable de cambiar; para lograrlo solo necesitamos alimentar una creencia diametralmente opuesta a la que tenemos programada y listo. A partir de ese momento comenzamos a emplear los paradigmas a nuestro favor.

Es importante invertir el tiempo necesario en analizar porque las cosas no salen como deseamos, tal vez podamos encontrar la respuesta dentro de nuestra propia mente y solución en nuestra capacidad de crear realidades cada vez más en armonía con nuestros ideales.

Una vez que logremos identificar nuestros paradigmas y podamos emplearlos para nuestro beneficio, estaremos en una mejor posición de contribuir al mejoramiento de nuestra calidad de vida y por consiguiente a elevar el nivel de armonía en el ambiente que nos rodea facilitando así la posibilidad de estimular a otros a imitarnos.

Le invitamos a compartir este sitio con alguien a quien aprecia, y a visitar nuestra tienda de regalos, donde encontrará artículos para regalar y regalarse.

Subir ˆ   
Leer el Libro de Visitantes Firmar el Libro de Visitantes

Libro de Vistantes © 1999 - 2011
Helios Centro Holista
http://www.helios3000.net/
Escribanos desde aquí mismo